"Argentina por Katrina + 10"

29 de Septiembre de 2015

El paso del Huracán Katrina tuvo para nuestro país muchos impactos. El primero fue comprobar que Argentina, un país en desarrollo, era capaz de asistir a uno de los más desarrollados y poderosos que estaba pidiendo ayuda. Se demostró que sí era posible y que además se podía hacer muy bien.

Para lograrlo, la solidaridad argentina fue prioritaria ya que permitió aunar esfuerzos. Especialmente, las capacidades del propio Estado, que juntó las de Cascos Blancos del Ministerio de Relaciones Exteriores, las del Ministerio de Salud y la Secretaría de Derechos Humanos, como a las no gubernamentales que aportaron la Sociedad Argentina de Psicotrauma (SAPSI) y la Sociedad Argentina de Psicólogos en Emergencias y Desastres (SAPSED).

Otra gran impacto fue el notable desempeño del programa “Apoyo en Salud Mental y Psico-social post desastre”, desarrollado por ese equipo de 18 argentinos que llegó a Nueva Orleans y Jefferson Parish hace diez años. Logró ser reconocido internacionalmente, se expuso como experiencia en numerosas conferencias, mereció artículos en revistas especializadas y publicaciones en libros, consolidándose entre las mejores prácticas de la asistencia humanitaria.

Esto fue posible también gracias a la amplia disponibilidad y capacidad del Servicio en Salud Mental y Adicciones de Estados Unidos, encabezado por Sylvia Fisher, que nos recibió y acompañó.

Para todos los que tuvimos oportunidad de participar en aquella experiencia el recuerdo es imborrable. Y para Cascos Blancos, el organismo que coordinó esa misión, sigue siendo uno de los hitos sobresalientes, que permiten mostrar que los voluntarios de Argentina tienen capacidad suficiente para afrontar los mayores desafíos y para servir a quien lo necesite en cualquier rincón del mundo.

Por: Carlos Zaballa, coordinador de la misión de Cascos Blancos en Nueva Orleans.

Ver más Editorial y Entrevistas