"La solidaridad, sin dudas, fue la herramienta primordial"

23 de Septiembre de 2015

Gracia Nüesch es licenciada en Trabajo Social y en 2005 fue voluntaria en la misión de ayuda humanitaria tras las graves consecuencias causadas por el huracán Katrina. Recuerda y comparte su historia, a 10 años de aquel desastre en Nueva Orleans, Estados Unidos.

En primera persona

“Luego de la distribución de tareas, fui a colaborar al Centro de Salud Mental Jefferson junto a otros profesionales con experiencia en situaciones de stress postraumático, realizando tareas de contención para los profesionales y empleados del lugar. Dábamos charlas de capacitación con miras a que pudieran reforzar la futura tarea del centro de atender pacientes a causa del drama vivido.

La tarea se iniciaba temprano a la mañana y el tiempo se repartía entre las reuniones con aquellos empleados que interactuaban, como podían, atendiendo a sus pacientes y sosteniéndose a sí mismos y otras charlas de contención de forma individual. Nos encontramos en varias oportunidades con parte del plantel profesional describiendo situaciones personales vividas que necesitaban compartir para poder continuar sosteniendo a los demás.

Mi tarea fuera del centro consistía en acompañar a los psiquiatras en las visitas domiciliarias para aquellos pacientes que requerían atención individual. La expresión “visita domiciliaria” es meramente formal… las casas en general habían quedado absolutamente destruidas o deterioradas y en muchos casos se trataba de personas confundidas, enojadas, dolidas y con una expresión de dolor imposible de describir. En pocas horas debimos parecer mucho más expertos de lo que podíamos ser ya que una mano segura y firme se imponía como primer recurso a otorgar en medio del drama.

Las escenas dolían profundamente, la pérdida de seres queridos, de las mascotas y los bienes materiales… todo con un dolor que no sabe de lógica o de criterio de prioridad que nos obligaba a una fortaleza inusitada.

Pudimos cumplir la misión, las experiencias quedaron grabadas como a fuego, las palabras de agradecimiento y algunas sonrisas, regaladas por personas ayudadas, también pudimos disfrutar. Todo, definitivamente todo lo pudimos hacer por la fuerza que nos dio el grupo que armamos y la contención de Cascos Blancos, en donde la solidaridad, sin dudas, fue la herramienta primordial”.

Ver más Editorial y Entrevistas