QUÉ HACEMOS

Apoyada en su cuerpo de voluntarios y con el Marco de Sendai como guía, la Comisión Cascos Blancos realiza cuatro tipos de acciones:

ASISTENCIA HUMANITARIA

Ante emergencias y desastres socionaturales, una vez solicitada su colaboración, Cascos Blancos organiza equipos de voluntarios de Rápida Respuesta, que actúan en el terreno asistiendo en áreas o temas previamente establecidos. En estos casos, se pre-identifica y pre-selecciona a los candidatos, se conforma el equipo de trabajo y se supervisa que esté en condiciones de actuar en terreno. Además de sus aportes concretos para asistir a los damnificados, estas misiones de asistencia humanitaria capacitan y entrenan a los recursos locales en el diagnóstico de estructuras dañadas, manejo de suministros humanitarios y fortalecimiento del voluntariado local.

Asimismo, Cascos Blancos pone a disposición de la comunidad internacional diversos insumos de ayuda humanitaria. Entre otros suministros, entrega ropa, frazadas, carpas, sales de rehidratación oral, potabilizadores de agua, medicamentos, alimentos y herramientas, que son enviados en coordinación con las autoridades locales y de acuerdo a las necesidades planteadas. Para garantizar la eficiencia y eficacia en tiempo que demanda esta modalidad de ayuda, en las misiones intervienen recursos humanos de Cascos Blancos especializados en logística y manejo de suministros.

REHABILITACIÓN Y RECONSTRUCCIÓN

Una vez superados los impactos inmediatos de la emergencia, Cascos Blancos emprende acciones de mediano y largo plazo para el desarrollo, con el objetivo de fortalecer los mecanismos de respuesta local y recomponer estructuras productivas dañadas. En este sentido, las misiones llevan adelante acciones con foco en la atención sanitaria, educativa y agroalimentaria.

GESTIÓN INTEGRAL DEL RIESGO Y RESILIENCIA

En línea con el Marco de Sendai y la Estrategia Internacional para la Reducción de los Desastres, Cascos Blancos concibe a los desastres no sólo como fenómenos naturales, sino también sociales, económicos y ambientales. Sus consecuencias dependen del grado de vulnerabilidad de la sociedad, derivada de factores complejos como la desigualdad y la pobreza, la degradación de los ecosistemas y el cambio climático.

En este sentido, Cascos Blancos promueve la gestión integral del riesgo, construyendo herramientas de prevención para disminuir las vulnerabilidades y reforzar la resiliencia de las comunidades. Por ejemplo, a través de programas, capacitaciones y talleres, impulsa la formación de capacidades locales, difunde experiencias y buenas prácticas y crea conciencia sobre los beneficios de la reducción de los riesgos de desastres y de la adopción de políticas para prevenir y disminuir la vulnerabilidad.

ACCIONES EN TERRITORIO ARGENTINO

Dentro del país, Cascos Blancos trabaja en proyectos de prevención y respuesta a desastres, creando herramientas de resiliencia a través del programa de fortalecimiento del voluntariado local. Además, colabora en la atención a emergencias, en coordinación con los organismos nacionales, gobiernos provinciales y municipales.