Una vocación elegida desde chico

17 de Junio de 2015

 “Nuestro juego era hacer rescate con los simuladores de RCP, que eran los que estaban en mi casa y que mis papás usaban para dar cursos y capacitaciones”, cuenta Emiliano sobre su infancia junto a su mellizo, Ezequiel. Nació en Trelew hace 24 años y vino a Buenos Aires motivado para estudiar ciencias médicas. Pero cuando llegó a la ciudad redescubrió el lugar desde dónde quería ayudar al prójimo. Y eso fue lo que marcó el perfil que viene desarrollando desde entonces.

Scout y rescatista en aguas correntosas recibido en la Fundación EASPA (Escuela Argentina de Socorristas y Primeros Auxilios), Emiliano es voluntario de Cascos Blancos desde 2012. Ha integrado equipos de voluntarios ante emergencias locales como en las inundaciones en La Matanza en 2014, ha colaborado con el staff permanente de la Comisión en el dictado de talleres de Reanimación Cardio Pulmonar (RCP) y ha brindado ayuda en los puestos de cobertura sanitaria de Cascos Blancos en diversas jornadas.

“Cuando conocí Cascos Blancos me interesó mucho la propuesta porque se trabaja desde la prevención, además de hacerlo en las etapas de mitigación en situaciones de desastre y de rehabilitación. Hay un gran grupo de voluntarios capacitados en diferentes temáticas y eso es lo que le da profesionalismo”, dice Emiliano.

En octubre de 2014 colaboró tras las inudaciones de La Matanza en tareas de distribución de recursos y evacuación de aislados. “Fuimos en un gomón a casas que estaban completamente aisladas, la gente estaba con el agua hasta la puerta y lejos de todo, hacía 8 ó 9 días que no tenían contacto con nadie. Les tuvimos que decir qué día y qué hora era. El primer contacto fue con nosotros”, recuerda. “Nos agradecieron mucho y eso es muy gratificante. Escuchar ese “gracias” o sentir el abrazo de la persona a la que estás ayudando es súper reconfortante”, agrega.

Actualmente Emiliano cursa “Gestión integral del riesgo” en el Instituto de Formación Técnica N° 26 y asegura que continuará por la licenciatura en Protección Civil.  “Siempre busco profesionalizarme, hacer cursos, entrenar, seguir capacitándome para poder dar lo mejor de mí y poder compartirlo con el resto del equipo”.

Los padres de Emiliano, enfermeros y docentes de esta especialidad, han trabajado siempre en prevención. “Sienten que hicieron las cosas bien al formar a una persona que le guste ayudar a los demás, ellos me inculcaron esos valores y están contentos de haber podido transmitírmelos”, recalca.

Ver más Editorial y Entrevistas